Manta by Brewster Brockmann
Manta by Brewster Brockmann

Although Brockmann continues with his familiar style, which might be called “stream of consciousness organic expressionism” for lack of a more traditional label, there also seems to be some new directions in style and approach in some of his current paintings on paper, wood and canvas. Brewster feels that putting more energy into his terracotta and bronze sculptures recently has actually helped his paintings in that they aid him in achieving a proper feeling of scale and inspire new sensibilities in the two dimensional work.

One might say that Brewster was born to be an artist, his American mother having met his Mexican father while both were art students at the Rhode Island School of Design. His mother, aunt, brother and a first cousin are currently professional painters and his sister is a photographer, with his father having become an architect in Guadalajara where Brewster was raised. Brockmann has been invited by a New York gallery to join their stable of artists and to be included in their display at Art Basil Miami next December and that was featured in a solo exhibit in 2011.

Brewster Brockmann se destaca en muchos aspectos, como un artista , pero uno de los más evidentes es en la forma en que es igualmente competente en la creación de pinturas y esculturas , muchas de las cuales tienen la sensación de piezas antiguas en un museo de antropología. Las pinturas ofrecen los temas de la naturaleza que se podría esperar de un artista que vive en un entorno de selva , al pie de una montaña y junto a un río que desemboca en el mar a 150 metros de distancia. Los títulos de las obras como ” Niño con Cocodrilo “, ” Tejón” y ” Papillon” reflejan este interés que comenzó cuando era un niño , pero más tarde fue enfocado por una licenciatura en Biología con especialidad en botánica en el colegio Bennington en Vermont. Una maestría en  cerámica en el prestigioso Instituto  Cranbrook de Michigan siguió, donde Brewster era un ayudante de cátedra . Al graduarse fue galardonado con una beca por la Kohler Corporation en el Programa de Industria, donde se le permitió utilizar sus instalaciones para la fabricación de tinas de baño y accesorios para crear figuras de monos de aspecto primitivo en hierro fundido. Dos de ellos están en la colección permanente del Museo Kohler de Arte Moderno. Después de regresar a México, Brewster enseñó talleres de estudiantes de posgrado que vendrían desde Cranbrook Institute y la Escuela de Diseño de Rhode Island para aprender las técnicas clásicas que el práctica, de cavar su propia arcilla y formando diseños con bobinas de la arcilla para cocerlo en un horno de leña de adobe que el mismo hizo.
Aunque Brockmann continúa con su ya familiar estilo, que se podría llamar “expresionismo de flujo de conciencia ecológica” por falta de una etiqueta más tradicional, también parece haber algunas direcciones nuevas en el estilo y el enfoque en algunos de sus cuadros actuales sobre papel,  madera y tela. Brewster siente que el haber puesto más energía en sus cerámicas y esculturas en bronce recientemente ha ayudado a sus cuadros a lograr una sensación adecuada de la escala e inspirar nuevas sensibilidades en el trabajo de dos dimensiones.

Se podría decir que Brewster había nacido para ser artista, habiendo su madre estadounidense conocido a su padre mexicano, mientras ambos eran estudiantes de arte en la Escuela de Diseño de Rhode Island. Su madre, una tía, un hermano y un primo hermano son de hecho pintores profesionales y su hermana es fotógrafa, y su padre, habiéndose convertido en arquitecto en Guadalajara, donde Brewster se crió.  Brockmann fue sido invitado por una galería de Nueva York para unirse a su equipo de artistas en exhibicion en el Art Basil de Miami en Diciembre de 2011 y fue presentado en una exposición individual ése mismo año.